14.2 C
Buenos Aires
23 mayo, 2024

Quién es Robert Taylor, el desconocido finés que pensó en dejar el fútbol y ahora es el socio ideal de Messi en Inter Miami


El delantero marcó tres goles desde la llegada del astro, a quien además le dio una asistencia.

Lionel Messi solo necesitó dos partidos para mostrar toda su magia en Inter Miami. Se roba todas las luces el capitán de la Selección Argentina desde que pisó Estados Unidos. Sin embargo, a pesar que todos los focos están puestos en sus tres goles que anotó y en la asistencia que repartió desde que se viste de rosa, otro jugador que no estaba en los radares de nadie comenzó a llamar la atención gracias a la química instantánea que mostró en sus primeros minutos compartidos con el mejor jugador del mundo. Se trata del delantero Robert Taylor, que asoma como el nuevo compadre futbolístico del 10 en su aventura estadounidense.

A lo largo de su carrera, Messi formó notorias sociedades futbolísticas. Le ocurrió con Xavi, Iniesta, Neymar y Luis Suárez en Barcelona. También con Ángel Di María en la Selección Argentina. Y, más allá de que desembarcó en Miami con Sergio Busquets, otro viejo socio en el club catalán, y está al caer Jordi Alba, el finés ya dio muestras de entenderse a la perfección con el argentino. 

Y es que Taylor tiene un rendimiento asombroso desde el arribo del astro rosarino: marcó tres goles y entregó una asistencia para que Messi consumara un doblete frente a Atlanta United. Luego, anotó los otros dos tantos que transformaron el triunfo en goleada -en uno con cesión precisa de Leo- y también fue el autor del primero en el duelo contra Cruz Azul, ese que terminó con el tiro libre de la Pulga que ya es leyenda.

Robert Taylor es hijo de un ex futbolista inglés que jugó gran parte de su carrera en Finlandia, nación en que la que permaneció incluso después de retirarse. Allí, el delantero de 28 años comenzaría a dar sus primeros pasos como profesional desde el 2011 y se transformaría a principios de 2022 en refuerzo del Inter Miami, procedente del Sportsklubben Brann de Noruega, aún sin saber que este paso le permitiría compartir cancha con Messi.

Posiblemente el lujo de convivir en el vestuario con el capitán campeón del mundo es una recompensa que Taylor recibió gracias al esfuerzo de perseguir incansablemente su sueño de ser profesional. Algo que alcanzó a pesar de que no pudo cumplir su gran anhelo: triunfar en Inglaterra.

En sus años como juvenil, allá por 2008, Robbie se mudó al país británico para buscar iniciar su camino en las inferiores del Nottingham Forest, pero fue rechazado tras estar a prueba durante cinco semanas. Luego, a los 16 años, buscaría suerte en la Northern Counties, una liga del país británico de carácter semiprofesional, pero fue rechazado con el argumento de no tener las cualidades suficientes.

“Estaba sentado en el banco, no pude tener minutos. El entrenador me dijo que no era lo suficientemente fuerte. Básicamente no lo suficientemente bueno», confesó años atrás Taylor acerca de los difíciles primeros años de su carrera

Y también reveló que estuvo cerca de dejar el fútbol: «Eso me puso a prueba (no triunfar en Inglaterra). Llegué a llamar a mis padres mientras volvía a Finlandia diciéndoles que quería buscar otra cosa, otras opciones».

Messi y uno de sus abrazos de gol con Taylor. Foto: CHANDAN KHANNA / AFP.

Messi y uno de sus abrazos de gol con Taylor. Foto: CHANDAN KHANNA / AFP.
No obstante, el delantero continuó su etapa como futbolista en Finlandia, donde pasó por diferentes equipos y vistió en 29 oportunidades la camiseta de su selección -anotó un gol-. De hecho, fue parte del equipo que logró la participación histórica de su país en la Eurocopa 2020. Allí Taylor fue testigo directo de otro momento histórico. Desde el banco de suplentes observó cómo el danés Christian Eriksen sufría un paro cardíaco en medio de la cancha en una escena que conmocionó al mundo del fútbol. 

Paso a paso, centímetro a centímetro, Taylor fue construyendo su carrera. Y ahora tiene la chance de compartir cancha con Messi, con quien ya intercambió abrazos de gol tras sus buenas combinaciones que ilusionan a todos en Miami. «Si alguien me hubiera dicho hace unos años que, sentado en el banco de Lincoln Moorlands Railway (equipo semiprofesional de Inglaterra), que voy a jugar con Busquets y Messi me hubiera reído en su cara», le comentó Taylor al diario The Sun.

La llegada de Taylor a Miami representó su primera experiencia fuera Europa. En realidad, fuera de Escandinavia. Porque jugó en su país, en Suecia y en Noruega. El factor Messi parece haber sido fundamental para su despegue: hasta la llegada de Leo sólo había conseguido marcar cinco goles, apenas dos más que los que convirtió en sus dos partidos con el GOAT.

Ya lejos de Kylian Mbappé, Neymar o, por el momento, Luis Suárez. Ahora, parece ser Taylor quien protagonizará alegrías con Leo. Hay química entre los dos. El finlandés y el argentino se entienden a la perfección. Tal vez, de la mano de Messi, tenga la chance de cumplir su sueño de llegar a la Premier League. Aunque habrá que si así lo desea. ¿Quién quiere dejar de ser el fiel escudero del mejor de la historia? 

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS