14.2 C
Buenos Aires
23 mayo, 2024

La vida de Milei en Olivos: pocas visitas, el economista que más lo vio y la llamativa ausencia de Fátima Florez

Pablo Javier BlancoEl primer Milei que pisó la Quinta de Olivos tras la asunción en el poder fue “El Jefe”. Karina, la hermana de Javier Milei y todopoderosa secretaria general de la Presidencia, fue la primera de la familia y la única funcionaria de la gestión libertaria que pisó la residencia en diciembre. Ingresó a las 11:55 de la mañana del miércoles 13 de diciembre, justo el día después del primer mega anuncio económico del ministro de Economía, Luis «Toto» Caputo.

Estuvo casi una hora y media, se retiró a las 13:22, cuando estaban en marcha las modestas obras de refacción del chalet –solo se lo pintó y se cambiaron las alfombras persas– tras cuatro años de Alberto Fernández. Karina es una de las funcionarias que más veces lo visitó en Olivos, según los registros de visitas oficiales de la Quinta Presidencial de los primeros tres meses de gestión a los que tuvo acceso Clarín, tras un pedido de información pública.

A diferencia de la era Alberto Fernández, donde era incesante el ingreso y salida de personas, la administración mileista se caracteriza por las pocas visitas que recibe el Presidente en Olivos, el búnker donde vive y trabaja 24×7 (como suele decir), salvo aquellos martes y jueves en los que decide ir a Casa Rosada para la reunión de Gabinete y seguir desde Balcarce 50 su agenda diaria.

De acuerdo a los registros que van desde el 11 de diciembre de 2023 al 31 de marzo de 2024 (inclusive), que abarcan los primeros 100 días de gobierno, apenas un centenar de personas visitaron la Quinta de Olivos, según informó la Dirección de Seguridad de la Residencia Presidencial de Olivos a Clarín.

Todos los ministros fueron cómo mínimo una vez y, como era de prever, los que encabezan el ranking son los dos funcionarios de mayor confianza del Jefe de Estado: Karina Milei y Santiago Caputo, el asesor estrella del Presidente, parte de la mesa chica libertaria. Los siguen Federico Sturzenegger y su equipo de asesores, que trabajaron en Olivos el mega DNU 70/23 para desregular el Estado, y también aparece el economista Juan Carlos De Pablo, habitué en cenas que pueden durar hasta pasada la madrugada.

A ellos se suma una lista que incluye a más economistas amigos, un grupo de periodistas afines al líder libertario, de muchas horas de pantalla e interacción en redes con él, empresarios, ex CEOS, consultores políticos, productores de TV, religiosos, veterinarios, un especialista en Kaballah, y hasta una peluquera que ingresó a Olivos para una audiencia privada con Fátima Florez, en su momento novia del Presidente.

Fátima llamativamente no figura registrada en ningún documento oficial de Casa Militar, a pesar de que ella misma subió fotos a Instagram desde el chalet presidencial de la Quinta, para ahuyentar rumores de separación, un desenlace que finalmente se consumó el 13 de abril pasado.

foto-olivos En los papeles de Olivos, el jefe de la Casa Militar, el coronel mayor Sebastián Ibáñez, aclaró que fueron excluidos de los registros todo el personal que presta funciones en organismos cuyo deber es el de brindar seguridad a personas y/o instalaciones, también se sacó al personal regular y a los proveedores de la Residencia Presidencial.

«Debe evitarse la trascendencia pública de datos delicados, como ser la identidad de personas afectadas a actividades de seguridad, con la finalidad de neutralizar acciones de obtención de información y/u otras que pudieran representar amenazas, riesgos o peligro grave e inminente para la seguridad del señor Presidente de la Nación, sus familiares directos, y el mencionado personal», explicó.

El coronel mayor Ibáñez reemplazó en el cargo a Alejandro Guglielmi, el exjefe de Casa Militar que venía de la administración de Mauricio Macri, transitó la gestión de Alberto Fernández y fue removido por Karina Milei. En Casa Rosada se comenta que cayó en desgracia cuando la hermana del Presidente empezó a desconfiar de él.

“Constituye un deber insoslayable por parte del Estado, proteger a determinadas personas que, por su participación o conocimiento de determinados actos, es pasible de recibir amenazas o sufrir daños en su patrimonio o en su persona”, expresó el nuevo jefe de Casa Militar.

Mudanza, la ministra que durmió el primer día y el «Equipo DNU» de Sturzenegger

Javier Milei recién llegó a su nuevo hogar el 8 de enero, tras los trabajos de pintura y cambio de alfombras del chalet presidencial, que según información oficial costaron menos de 2 mil dólares. Hasta ese día, sólo Karina, su hermana, había estado en la imponente residencia emplazada en el predio de 30 hectáreas, construido en 1854. A partir de la llegada del «León», uno de los apodos del presidente, comenzaron las visitas.

Rompió el hielo Sandra Pettovello, la ministra de Capital Humano, quizás la de mayor confianza del Presidente, que inclusive durmió esa primera noche allí. Según dicen las planillas, ingresó a Olivos a las 20:50 para ir al chalet presidencial y recién salió de la quinta al día siguiente a las 7:20 de la mañana. Pettovello también registra ingresos a Olivos con uno de sus hijos, Patricio, para ir al sector huéspedes.

Sandra Pettovello. Ministra de Capital Humano, es la única que según los registros durmió en Olivos. Sandra Pettovello. Ministra de Capital Humano, es la única que según los registros durmió en Olivos. Al día siguiente, visitaron a Milei en la Quinta Nicolás Posse y Santiago Caputo. El jefe de Gabinete ingresó a las 9 y se quedó una hora, Caputo llegó 15 minutos después y se retiró a las 11:05, cuando ingresó Alberto Pietri. Las planillas no identifican a Pietri, ni por qué estuvo casi una hora de esos primeros momentos allí, pero un dato llama la atención: su entrada quedó registrada con un DNI que no le corresponde y, según pudo chequear Clarín, es de una mujer de apellido Perezlindo.

El detalle no es menor pero tampoco sorprende ya que en los casi cuatro meses de registros oficiales a los que accedió este diario hay personas que entraron a Olivos sin notificar DNI, otros con nombres que están con groseros errores de tipo y hasta documentos de personas fallecidas. «Errores de tipeo» que confunden.

La seguidilla de reuniones continuó con el primer ingreso de Federico Sturzenegger a Olivos, lugar que supo visitar durante el macrismo. Ya en su versión libertaria y como encargado del megaproyecto de reforma del Estado, que se volcó al DNU 70/23 y a la Ley Bases, el ex titular del Banco Central pasó poco menos de una hora en la quinta, a la que regresaría en al menos 10 oportunidades acompañado por sus asesores.

Sturze, al que el Presidente llama «coloso», armó una suerte de búnker de trabajo en Olivos, donde estuvo acompañado por Lucas Llach, su ex número 2 en el Central, Rojas Shunko, Joaquín Rotoli, Marcelo Hernández, Maximiliano Vonkesselstat y Maximiliano Fariña, sus colaboradores y habitués de la jefatura de Olivos durante los meses de enero y febrero, bajo el rótulo «asesores UTD», en referencia a la Unidad Transitoria para la Desregulación.

El presidente Javier Milei el día que anunció el mega DNU.El presidente Javier Milei el día que anunció el mega DNU.Ese día también aparece un nombre que se repite en otros encuentros mano a mano con Javier Milei. Es Elías Kandin, de 40 años, un religioso del movimiento Jabad Lubavitch, que fue muy cercano a él durante toda la campaña que lo llevó a la presidencia. La Jabad es una organización judía ortodoxa que tiene mucho vínculo con el libertario.

Tras la victoria electoral, uno de sus primeros viajes fue a Nueva York, donde visitó el sitio sagrado «El Ohel» del Rebe de Lubavitch, la tumba de Menachem Mendel Schneerson, rabino líder de esa organización judía. La Jabad también formó parte de su agenda en el exterior hace pocas semanas, cuando fue distinguido en Miami como “embajador de la luz” por ese movimiento.

Kandin vio a Milei en tres oportunidades: una vez al mes (en enero, febrero y marzo) pasó el menos dos horas con el Presidente y almorzó en Olivos el domingo 18 de febrero, días después de la gira presidencial por Israel e Italia, que tuvo un fuerte componente religioso, con una visita al Muro de los Lamentos incluida.

El «team Karina» y una visita exprés en el Escándalo de los Seguros

Karina Milei y Guillermo Francos en el Congreso. Foto Emmanuel Fernández.Karina Milei y Guillermo Francos en el Congreso. Foto Emmanuel Fernández.El 14 de enero fue la primera y única reunión de Gabinete de ministros en la Quinta de Olivos. Para muchos de ellos fue, también, la primera y última vez que pisaron la residencia presidencial. Es que según los registros de diciembre a marzo la mayoría solo concurrió en esa oportunidad y nunca más. Es el caso de Mario Russo, ministro de Salud; Diana Mondino, canciller; Mariano Cúneo Libarona, ministro de Justicia; Luis «Toto» Caputo, ministro de Economía; y Guillermo Ferraro, de Infraestructura, que fue el primer ministro echado del Gobierno.

Esa mañana también dijeron presente el vocero presidencial Manuel Adorni, que solo figura ingresando a Olivos en esa fecha, y el secretario de Prensa, Eduardo Serenellini, ex periodista que también visitó al Presidente el 2 de febrero, aunque en los registros anotaron mal su apellido: lo rebautizaron Serevellini (sic).

No figura su paso por Olivos del 28 de marzo, día en el que el funcionario subió a Instagram una foto con el jefe de Estado, vestido de chomba, y escribió: «Trabajando junto al presidente Javier Milei en su oficina de la quinta presidencial de Olivos». ¿Sería una foto vieja?

La foto que subió el 28 de marzo Eduardo Serenellini de una visita a Javier Milei en la Quinta de Olivos. En los registros solo figura yendo solo el 2 de febrero.La foto que subió el 28 de marzo Eduardo Serenellini de una visita a Javier Milei en la Quinta de Olivos. En los registros solo figura yendo solo el 2 de febrero.Del Gabinete, solo Bullrich, Guillermo Francos y Petri traspasaron en más de una oportunidad el famoso portón verde de la calle Villate. Otra que estuvo en aquella reunión de ministros y volvió en otra oportunidad para encontrarse con Milei fue la vicepresidenta Victoria Villarruel, pasó por ahí poco más de una hora el 17 de febrero.

José Luis Espert, que no forma parte del Gabinete pero oficia de vocero extraoficial del Gobierno en Diputados, donde ocupa la estratégica comisión de Presupuesto, es uno de los que más fue a Olivos en los últimos meses. En el periodo documentado por Clarín, «El Profe», como lo llama Milei, lo visitó en cuatro oportunidades.

De Diputados solo hubo otros dos representantes que fueron a ver a Milei a su residencia: Alberto Benegas Lynch y Fernando Iglesias del PRO, ambos anotados con irregularidades. Iglesias fue registrado con otro DNI (el suyo termina en 176 y le pusieron 175); y «Bertie» ingresó a la Quinta anotado como «periodista«, de acuerdo a los documentos oficiales.

La información brindada por Casa Militar también demuestra la presencia del equipo de Karina Milei en el lugar. María Belén Agudiez, subsecretaria de Planificación Federal, se convirtió en la sombra de la hermana del Presidente, de quien se ganó su confianza durante las campañas libertarias, en las que tuvo roles de prensa. Es una de las que figura con más ingresos y también aparecen familiares suyos en los registros.

Otra de las funcionarias de «El Jefe» con ingresos es Gladys Humenuk, amiga íntima de Milei. «Allá atrás está una de mis mejores amigas, ella y Sandra Pettovello son de mis mejores amigas. Saludá Gladys, que te conozcan», dijo el Presidente al sortear desde Casa Rosada su último sueldo como diputado.

Humenuk fue candidata a senadora nacional por Buenos Aires en las listas de La Libertad Avanza, junto al banquero Juan Napoli. Roxana Cozzo, gerente del Hotel Libertador donde Milei vivió antes de la mudanza, amiga personal de Karina Milei también aparece en los registros.

Los que más visitaron Olivos

Entre el 11 de diciembre y el 31 de marzo de 2024

Iñaki Gutiérrez, cerebro del TikTok presidencial, que cayó en desgracia tras un posteo errado en las fiestas, y su novia, Eugenia Rolón, que maneja otras cuentas de redes sociales de Presidencia, fueron sólo en una oportunidad. Lo mismo que el titular de la AFI, central de inteligencia del Estado, Silvestre Sívori.

Coincidencia temporal o no, una visita de Martín Menem a la Quinta de Olivos llama la atención: por lo breve y por quién lo acompañaba. Además, porque se produjo en medio del escándalo de los seguros que reveló Clarín. El domingo 10 de marzo, el presidente de la Cámara de Diputados ingresó a las 19:15 acompañado de Alfonso Torres, el titular de Nación Seguros, y no estuvo ni cinco minutos dentro del predio. A las 19:19 su vehículo salía del lugar.

Torres, cuyo organismo quedó en el ojo de la tormenta por el pago de comisiones a brokers a través de un mecanismo creado durante la administración de Alberto Fernández, llegó a la empresa del Banco Nación de la mano de Martín y «Lule» Menem, el poderoso armador cercano a Karina Milei que fue designado a mediados de febrero como subsecretario de gestión institucional.

Lule y Martín Menem en el Congreso. Foto Federico Lopez ClaroLule y Martín Menem en el Congreso. Foto Federico Lopez Claro

La gran cena con periodistas, economistas y consultores

Si algo marca la nueva vida del presidente Javier Milei en Olivos son las visitas de economistas. Se sabe, el Presidente vive obsesionado por la macroeconomía del país y tiene un único objetivo urgente para su primer año de mandato: bajar, como sea, la inflación. Ese será su legado. Por esa razón no llama la atención que gran parte de los ingresos a la quinta los protagonicen sus pares, los economistas.

Juan Carlos De Pablo es por lejos el que más visitó Olivos en los primeros meses. Con «El Profe», como se lo conoce, suele intercambiar opiniones de historia del pensamiento económico y también sobre ópera, otra de las pasiones del Presidente, que ha invitado a amigos a Olivos a escuchar arias juntos.

Algunos de los economistas y periodistas que ingresaron a  Olivos en los primeros meses de Javier Milei.Algunos de los economistas y periodistas que ingresaron a Olivos en los primeros meses de Javier Milei.Miguel Boggiano es el segundo economista que registra más ingresos a la residencia presidencial. Forma parte del consejo de asesores económicos recientemente creado y es amigo del libertario desde antes de que saltara a la política. Defiende el modelo Milei en redes como pocos y fue uno de los presentadores en la Feria del Libro de la biografía «Milei. La revolución que no vieron venir», escrita por Nicolás Márquez, que en los últimos días fue objeto de polémica por sus declaraciones homofóbicas.

Otros economistas que pisaron Olivos una vez en los primeros 100 días de gobierno y forman parte del think tank presidencial son Ramiro Castiñeira, director de la consultora Econométrica; y Demian Reidel, que sonó para el BCRA. Y Claudio Zuchovicki. También pasó por la Quinta Ramiro Marra, jefe del bloque libertario en la Legislatura porteña y asesor presidencial. Estuvo el 6 de marzo, justo minutos después de Jorge Macri, jefe de Gobierno de la Ciudad, que mantuvo una reunión de dos horas allí.

De la gestión Uspallata, además de Jorge Macri, estuvo en Olivos el ministro de Seguridad porteño, Waldo Wolff. Fue el 22 de enero para una visita estrictamente personal a su amigo Milei. Del PRO bonaerense sólo Diego Valenzuela, intendente de Tres de Febrero y excompañero de Milei en la universidad, estuvo en la Quinta de acuerdo a la bitácora que llega al 31 de marzo. Lo acompañó su hermano, Hernán, productor de TV.

En las planillas de seguridad de Olivos figuran tres consultores políticos con varios ingresos: Juan José Mayol, director de Opinaia, fue en cuatro oportunidades, y Federico Aurelio, de la consultora Aresco-Julio Aurelio fue tres veces. Daniel Ivoskus, especialista en campañas políticas y Presidente de la Cumbre Mundial de Comunicación Política, fue un día.

Salvo el día que se realizó, por protocolo, la primera reunión de Gabinete en Olivos, nunca hubo tanta gente junta en la Quinta como el domingo 3 de marzo por la noche. Ese día, tras el discurso inaugural de sesiones en el que Milei les habló por primera vez cara a cara a senadores y diputados en el Congreso y anunció el Pacto de Mayo, se organizó una gran cena con periodistas, de la que participaron también economistas, la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, y el diputado «Bertie» Benegas Lynch.

Desde minutos antes de las 20 confluyeron en Olivos Esteban «Pelado» Trebucq, Jonatan Viale, Horacio Cabak, Marina Calabró (que en su momento fue tentada para ser vocera presidencial antes de Manuel Adorni), los economistas Juan Carlos de Pablo, Miguel Boggiano, Claudio Zuchovicki, y el consultor de Opinaia Juan Mayol. El encuentro terminó puntual: a la 1 de la mañana figuran la salida de todos, excepto la ministra Pettovello que según los registros oficiales recién salió al día siguiente.

En la lista figuran también Luis Novaresio, conductor de LN+; Lucas Morando, de radio Rivadavia; Diego Sucalesca, que actuó con Javier Milei, Karina y el humorista Claudio Rico, cuando el libertario hacía «El consultorio del Dr. Milei» en el teatro Regina; y José del Río, del diario La Nación. Todos mano a mano con el Presidente.

Diego Sucalesca fue uno de los primeros periodistas en pisar Olivos tras la asunción de Milei. Diego Sucalesca fue uno de los primeros periodistas en pisar Olivos tras la asunción de Milei.

Visita de veterinarios, los libros de Milei y Kabbalah

Los hijos de cuatro patas del presidente Javier Milei forman parte de su rutina diaria. Según él mismo contó, todas las mañanas se despierta muy temprano y a las 6 se sube a un carrito de golf y visita a sus mastines ingleses: Conan, Murray, Milton, Robert y Lucas. Más allá de las polémicas sobre cuántas mascotas tiene el jefe de Estado ─algunas versiones marcan que son cuatro y no cinco─ la vida de los perros presidenciales muestra un mojón en los registros de Olivos.

Es que el 10 de marzo se produjo el ingreso de dos veterinarios a la Quinta: Nicolás Sassano y María Sol Rozas Pereira, que ingresaron juntos en un vehículo a las 15:25 y dejaron el lugar a las 16:30.

Sassano es especialista en análisis de sangre y análisis físico, químico y de sedimento de orina, y da clases en la UBA. María Sol Rozas Pereira, en tanto, es especialista en rehabilitación y Fisioterapia Veterinaria. Clarín intentó comunicarse con ellos pero no obtuvo respuesta.

Los cincos perros del presidente en su bastón presidencial. Los cincos perros del presidente en su bastón presidencial. En el listado de planillas no figura Mario Suli, llamado «Barón B», el secretario privado del Presidente que sería actualmente el encargado de cuidar a los perros en Olivos. Su nombre no aparece entre el 10 de diciembre y el 31 de marzo en los ingresos a la Quinta.

Algunas versiones indican que Suli, que se hizo famoso por ser el misterioso hombre de gorra y barba que acompañó a Milei como un custodio 24×7 en sus primeros días en el poder, reside en Olivos en su rol de casero de los caniles de Conan, Murray, Milton, Robert y Lucas. Es un habitante más del lugar.

Karina Milei junto a Mario Suli,el Karina Milei junto a Mario Suli,el «Barón B», uno de los hombres de mayor confianza de Javier Milei. Foto Luciano Thieberger.Los libros de Milei también se cruzan entre los datos brindados por Casa Militar. Nicolás Márquez, el polémico biógrafo ya mencionado, estuvo con Milei el 1 de febrero por el lapso de 70 minutos.

En los papeles, también sale Marcelo Panozzo, editor de no ficción del Grupo Planeta, casa que publicó el último libro del Presidente, “Capitalismo, socialismo y la trampa neoclásica: De la teoría económica a la acción política”. Fue el 21 de marzo pasado.

Hay visitas random, de empresarios, como el ex CEO del HSBC Gabriel Martino; viejos amigos como Rodolfo Rennis, de EDENOR, invitado por Milei en uno de los debates y viejo conocido del economista libertario; empleados actuales y viejos de Aeropuertos Argentina 2000, empresa de Eduardo Eurnekian, donde trabajó el Presidente; productores de TV; Gerardo Werthein, embajador Argentina en EE.UU.; y el oftalmólogo Fabio Bartucci, médico del Papa Francisco, que fue una pieza clave para que Milei y Bergoglio pudieran comunicarse telefónicamente por primera vez.

En los documentos a los que tuvo acceso Clarín aparece un fugaz paso por Olivos de Yigal Kutnovsky, un hombre nacido en Rusia pero que emigró a Israel donde hizo el servicio militar oficial, fue consejero en el Ejército, y que luego se transformó en estudioso de la Kabbalah.

Es más, en su ingreso, el 8 de marzo junto a Liliana Fsyboukmaker, dice bajo el rubro actividad «Kabbalah«. Apenas estuvieron 15 minutos.

Las planillas de ingresos a Olivos

Clarín accedió a los documentos tras el pedido de información pública. Abarcan desde el 11 de diciembre de 2023 al 31 de marzo de 2024.

Infografías y visualización: Hugo Vasillev y Vanina Sánchez

Pablo Javier BlancoPablo Javier Blanco

Prosecretario de Redacción. Editor Jefe. [email protected]

Bio completa

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS