14.2 C
Buenos Aires
23 mayo, 2024

«El tipo es muy mamero»: cómo fue la captura del taxista prófugo en Bolivia por violar a una pasajera en Colegiales

Tito Franklin Escobar Ayllón (52) tiene dos hermanas, tres mujeres y diez hijos. Sin embargo, desde que en 2015 fue imputado por “abuso sexual agravado por el acceso carnal», y le dictaron pedido de captura internacional, convirtiéndose en uno de los prófugos más buscados de Argentina, solo un familiar lo pudo perdonar y quiso seguir en contacto con él: su mamá. Esa fue la llave para concretar la captura en Bolivia del taxista prófugo por violar a una pasajera.

«El tipo es muy mamero. Sus hermanas lo quieren matar y se la pasaban discutiendo por teléfono por este tema. Su mamá era la única que lo defendía», cuenta un investigador del Departamento de Inteligencia contra el Crimen Organizado de la Policía Federal Argentina (PFA), que lo siguió durante más de ocho años. 

Tito Franklin Escobar Ayllon, detenido en Bolivia por una acusación de violación de 2015.

Tito Franklin Escobar Ayllon, detenido en Bolivia por una acusación de violación de 2015.
Entonces, siempre siguiendo los pasos de la señora, detectives del Centro de Investigación Policial de Bolivia la vigilaron por La Paz y Cochabamba. Sus colegas argentinos hicieron lo mismo cuando la mujer llegó a Buenos Aires, para visitar a sus otras dos hijas en el local de ropa que administran en Once. El viaje a Argentina fue otra falsa ilusión de los investigadores. Que ya habían buscado al mismo Escobar Ayllón en Azul, General Alvear, Corrientes, Jujuy y Salta.  

Pero tenían un nuevo dato. El miércoles era día de «feria» en el Mercado de Ciudad Satélite, en las afueras de La Paz. «¿Dónde te encontrarías con alguien si querés que nadie te vea? En un lugar lleno de gente» fue la hipótesis de los policías de los dos países. Y cerca de las 14.45, mientras un grupo hacía tareas de seguimiento a su madre, otros lo detectaron en un barcito de la feria, que es más grande que La Salada. La persona a la que seguían desde 2015 disfrutaba de un almuerzo. Seguramente a la espera de la llegada de su mamá.  

Escobar Ayllón durante su traslado a la Argentina donde deberá afrontar cargos por violación.

Escobar Ayllón durante su traslado a la Argentina donde deberá afrontar cargos por violación.
«En ningún momento se resistió ni negó su identidad. El vínculo con su mamá nos hizo suponer que nunca estuvo lejos de ella, y que nunca dejó de verlo, así sean encuentros esporádicos», agrega una fuente de la investigación.

Minutos después de su detención sonó el teléfono de la víctima del abusador. Manuela Ponz (29) organizaba una fiesta de disfraces para su hijo cuando la llamaron y le dijeron «por fin llegó el momento de darte la noticia que tanto esperábamos…». 

Manuela fue abusada sexualmente en la madrugada del 18 de abril de 2015. Tenía 20 años y había salido a divertirse a «Mamita», un bar de Colegiales. En un momento, perdió a su amiga. Salió y se sentó a esperar el colectivo 140. De repente el chofer de un taxi Chevrolet Spin frenó, bajó el vidrio y le preguntó si se sentía bien. Ese taxista era Escobar Ayllón. 

El taxista era buscado desde 2015 por violar a una pasajera.

El taxista era buscado desde 2015 por violar a una pasajera.
«Llorando le respondí que no, que no encontraba a mi amiga y que estaba preocupada. Me preguntó si necesitaba que me llevara a algún lado y le contesté que gracias, pero que no tenía plata y que iba a esperar el colectivo. Nunca voy a olvidar sus palabras: ‘Mirá que esta zona es picante, subí, que podés ser mi hija’. Ese ‘podés ser mi hija’, de alguna manera, a mí, que no tuve padre, me tocó alguna fibra. Qué ingenua», recreó Manuela en «La mala víctima», el libro que publicó en 2022.

Y siguió: «Recuerdo subirme y decir mi dirección. Inmediatamente después recuerdo despertarme con él encima de mí, violándome. Le pedí que parara. Varias veces. Y él me apretaba más y más. Con una mano, los hombros; y con otra, el cuello. Y yo solo podía llorar. Pensé que me iba a matar, así que no me resistí. Solo lloraba en silencio».

«Vestite y bajate», le dijo el taxista. Manuela salió del auto y memorizó la patente mientras él se escapaba. Tocó un timbre cercano, llegó la Policía, entonces se desvaneció. Despertó en el Hospital Álvarez. En aquel entonces Manuela estudiaba Ciencias Políticas y era empleada legislativa. En estos años sufrió ataques de pánico, cambió de carrera y se recibió de abogada, se enamoró, fue mamá de un varón y espera una niña.

«Ya sané. Es posible cerrar un episodio así y seguir adelante. Que vaya a la cárcel no va a reparar su daño. Me siento preparada para enfrentarlo en un Tribunal», dijo en las últimas horas en una entrevista con el canal A24.  

El detenido aterrizó en en el Aeropuerto de Ezeiza a las 3 de la mañana de este jueves. Se encuentra alojado en la Alcaldía de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la PFA, en Villa Lugano y será indagado por el juez en lo Criminal y Correccional 2, Manuel Gorostiaga, y el fiscal Eduardo Cubría, en la mañana del viernes. El Ministerio de Seguridad de la Nación había ofrecido 5 millones de pesos de recompensa para quien aportara datos sobre su paradero.

Según fuentes de la investigación, Escobar Ayllón nació en Bolivia y se mudó a la Argentina a sus 10 años. Se instaló y se nacionalizó argentino. «Hacía unos cuántos años que trabajaba de taxista», confía un investigador, refiriéndose a su vida en Argentina.

La vida de un violador prófugo en la clandestinidad

Desde que escapó a Bolivia habría trabajado de remisero y fue vendedor ambulante (vendía CD’s en la feria en la que lo detuvieron) y mecánico en un taller de motos.

Uno de los datos que llevó a los investigadores a la zona de «El Alto» de La Paz fueron algunos envíos de dinero realizados por la madre de Escobar Ayllón y su pareja. La destinataria era una mujer que sería la novia del ahora detenido.

«El lugar es como la Villa 31. Pero te diría que seis veces más grande. Hay pasillos por todos lados; la gente se conoce de toda la vida. Es difícil entrar a trabajar y muy fácil para esconderse», describe el investigador.

MG

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS