16.9 C
Buenos Aires
18 julio, 2024

Joe Lewis fue demorado en Estados Unidos y se declaró no culpable en un juicio por presunto tráfico de información


El empresario británico, dueño del club inglés Tottenham y de la estancia Lago Escondido en el sur del país, quedó en libertad bajo fianza.

El multimillonario empresario británico Joe Lewis, propietario del Tottenham Hotspur de la liga inglesa de fútbol y de estancias en el sur argentino en Lago Escondido, se declaró este miércoles no culpable de las acusaciones de tráfico de información privilegiada en su primera comparecencia ante un juez en Nueva York, anunciaron fuentes judiciales. A la misma llegó luego de ser demorado y obligado a comparecer.

El empresario de 86 años, radicado en las Bahamas, se declaró no culpable de las acusaciones y quedó en libertad bajo fianza, confirmó a la agencia AFP una fuente de la Corte del Distrito Sur de Manhattan.

Lewis había sido detenido en Nueva York antes de su comparecencia este miércoles ante la justicia estadounidense, que lo acusa de «orquestar un esquema desvergonzado» de tráfico de información privilegiada, según el fiscal del Distrito Sur de Nueva York, Damian Williams. También fueron detenidas otras dos personas.

De acuerdo con la acusación, Lewis y sus asociados pudieron ganar colectivamente millones de dólares utilizando la información «robada».

En un caso, afirman que Lewis se enteró de datos prometedores de ensayos clínicos en la compañía farmacéutica Mirati Therapeutics a través de un fondo de cobertura que controlaba y luego instó a una novia, un asistente personal y dos pilotos privados a comprar acciones de Mirati antes de que se publicara la noticia; en el caso de los pilotos, lo acusan de prestarles 500.000 dólares a cada uno para permitirles comprar más acciones.

Además, según los fiscales, Lewis le contó a su novia sobre una próxima transacción y los resultados de un ensayo clínico que involucraba a Solid Biosciences, poco después de lo cual ella gastó 700.000 dólares en acciones de la compañía.

Los fiscales también acusaron a Lewis de conspirar para hacer creer que su participación en Mirati es menor a través de una serie de empresas ficticias, incluida una supuestamente creada en beneficio de su nieta; y de hacer declaraciones falsas a la Comisión de Bolsa y Valores.

David Zornow, un abogado de Lewis que trabaja para la firma Skadden Arps, dijo en un comunicado que el gobierno ha cometido «un error atroz» al acusar a Lewis. «Lewis ha venido a los EE.UU. voluntariamente para responder a estos cargos mal concebidos y lo defenderemos enérgicamente en los tribunales», añadió.

Zornow agregó: «Es un hombre de 86 años de integridad impecable y logros prodigiosos». Lewis es una de las personas más ricas de Gran Bretaña y, según Bloomberg, su patrimonio neto es de más de 6.500 millones de dólares.

En la Argentina, este magnate es dueño de 12.000 hectáreas en la Patagonia, incluyendo una residencia que impide el acceso libre a Lago Escondido, a 50 kilómetros de El Bolsón, en la provincia de Río Negro.

Sin embargo, las denuncias en su contra dicen que sus empleados de Hidden Lake, la firma con la que opera sus negocios en el país, impiden el acceso público a este espejo de agua situado en una zona estratégica zona de frontera.

En febrero de este año, un grupo de unos 50 manifestantes de organizaciones kirchneristas de la llamada 7° Marcha por la Soberanía de Lago Escondido llegaron hasta la propiedad del empresario e iniciaron un acampe.

Los manifestantes ocuparon la misma área que había alcanzado en diciembre de 2022 el ahora precandidato presidencial Juan Grabois, junto a unas 70 personas. Pero Grabois y sus seguidores en aquella oportunidad estaban menos preparados y debieron marcharse por la falta de alimentos, agua y el frío reinante por la madrugada.

Con información de AFP y EFE

DS / PS

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS