12.1 C
Buenos Aires
23 mayo, 2024

Negocios con criptomonedas, autos de alta gama y deudas: las pistas sobre el hombre descuartizado

Fernando Alejandro Pérez Algaba quiso ser inspiración. Una cuenta de Instagram con 900 mil seguidores, fotos aspiracionales y mensajes que pretendían ser motivacionales, eran la base de operaciones de una vida de lujo, autos y viajes. Detrás de esa fachada se escondían denuncias por estafa, cheques sin fondo y maniobras en el mercado de capitales. 

Algaba contaba una historia sobre sí mismo. Su trabajo adolescente hasta cómo perdió todo en sus primeras inversiones eran el argumento de la película de su vida. «Mi negocio es rentable en cualquier parte del mundo, porque el éxito de mi negocio es mi magia«, alardeaba.

Tenía 41 años y lejos de Miami, Puerto Madero o Barcelona, donde había mudado su negocio, fue encontrado descuartizado en un arroyo de Ingeniero Budge, en Lomas de Zamora. 

El arroyo donde aparecieron los restos del hombre.

El arroyo donde aparecieron los restos del hombre.
Fue el domingo que dos chicos que jugaban a la pelota identificaron una valija roja en el Arroyo del Rey, en una zona conocida como «Bajo» Ingeniero Budge, a la altura de Comodoro Rivadavia y Figueredo, a cuatro cuadras de la feria de La Salada. 

Los restos fueron analizados por los investigadores que cotejaron con denuncias por averiguación de paradero. Los tatuajes y las huellas dactilares eran los indicios principales para ponerle nombre a dos brazos y dos piernas descartadas entre la basura.

Fernando “Lechuga” Pérez Algaba, asesinado en Ingeniero Budge. Foto Instagram

Fernando “Lechuga” Pérez Algaba, asesinado en Ingeniero Budge. Foto Instagram
Con el correr de los días y después de varios peritajes, encontraron un torso con dos disparos y, el martes por la mañana, una cabeza. Esta madrugada supieron que se trataba de Pérez Algaba, a quien buscaban desde el 24 de julio. 

Curiosamente, adentro de la valija donde encontraron los restos había cuatro DNI de personas con un mismo domicilio en Villa Fiorito. Esa casa fue allanada y el propietario declaró en la Fiscalía N° 5 de Lomas de Zamora, a cargo de Marcelo Domínguez. A través de ese testimonio llegaron a Nicol C., una mujer trans que está detenida y que por estas horas sería indagada por la participación secundaria en el homicidio, confirmaron fuentes de la investigación consultadas por Clarín.

Las hipótesis

Los investigadores apuntan a una deuda o a algún problema de dinero. Se mostraron «sorprendidos» por la violencia pero también por la «prolijidad» del desmembramiento.

Pérez Algaba se mostraba siempre con autos de alta gama.

Pérez Algaba se mostraba siempre con autos de alta gama.
La víctima, que además era trader –compra y venta de activos y derivados financieros–, tenía sociedades anónimas y fondos de comercio de un kiosco, una peluquería y hasta una empresa dedicada a la compraventa de automotores. La registró en 2017 y la llamó Motors Lettuce SRL, «Lettuce» es la traducción al inglés de «Lechuga», el apodo de Pérez Algaba.

Los nombres de fantasía apenas tienen redes sociales con pocas publicaciones y algunas fueron dadas de baja y no conservan ni el CUIT. Según publicó Télam, a principios de este año «Lechuga» vivía en Miami, donde había montado la firma Enjoy Rental Car, dedicada al alquiler de vehículos «exóticos», de alta gama, además de jets ski y barcos.

Durante los últimos años, el joven se dedicó a trabajar como trader en las plataformas Forex y Criptomonedas en un departamento de Puerto Madero.

La valija que encontraron los chicos.

La valija que encontraron los chicos.
En su cuenta de Instagram mostró el proceso de construcción del «búnker», el lugar donde contrató a otros 25 traders para mover acciones y moneadas virtuales.

En 2022 protagonizó un episodio violento al golpear a un agente de tránsito que lo detuvo en un control de alcoholemia. Por ese hecho le suspendieron la licencia de tránsito y advirtieron que acumulaba 25 infracciones por conducir a alta velocidad. En 2021 un «cliente» lo denunció por estafa en una concesionaria de Palermo. Fue entonces que trascendió un video en el que golpeaba a la persona que lo filmaba durante el «escrache».

Esas reacciones violentas, sumadas a las deudas, alimentan la hipótesis de problemas de dinero detrás del crimen. En el Banco Central registra 900 mil pesos de deuda por cheques rebotados, además de 1,2 millones a entidades bancarias.

Un conocido vendedor de autos de alta gama le inició un expediente en el Juzgado Comercial N° 16 en 2021 por un cheque sin fondos de 5 mil dólares con la dirección del Alvear Tower, en Puerto Madero, donde solía tener sus oficinas.

Otra versión que trascendió hace referencia a una deuda por 70 mil dólares que perseguía a Pérez Algaba y que lo trajo de regreso a Buenos Aires. «Hola, mamá. Necesitaba ordenar un poco mi cabeza. Y desde aquí me estoy dando cuenta de dos cosas. Que de los problemas no podemos escapar, nos podemos ir lo más lejos que queramos que los problemas nos van a seguir. Y lo más importante, que los sueños se pueden hacer realidad», reza el audio viral que usó para postear sus fotos en España el 13 de julio, el día que regresó a Ituzaingó.

Hacía algunos meses había viajado a España para instalarse en Barcelona y desde ahí viajó a Buenos Aires. Para hospedarse alquiló un departamento en Ituzaingó entre el 13 y el 19 de julio. 

El 15 de julio, Pérez Algaba había hecho sus últimas publicaciones en Instagram, ​donde tenía más de 900 mil seguidores y se mostraba usando autos alta gama. Dos días antes, el jueves 13, escribió en un posteo: «Para vos que te gusta jugar a poli ladrón (culo roto), seguí alardeando que el de arriba las ve todas».

El mensaje que dejó Pérez Algaba días antes de aparecer asesinado.

El mensaje que dejó Pérez Algaba días antes de aparecer asesinado.
Después de varios días sin responder los mensajes ni atender el teléfono, la propietaria del departamento de alquiler realizó la denuncia por la desaparición de Pérez Algaba. Y quedó en manos de la fiscalía N° 1 descentralizada de Ituzaingó, a cargo de Marcelo Tavolaro.

Tavolaro ordenó el allanamiento en el departamento donde encontraron la ropa, las pertenencias y el pasaporte de la víctima. No había dinero ni tampoco estaba su perro, un pequeño Bulldog francés que lo acompañaba pero que permanece desaparecido.

Fuentes de la investigación confiaron a Clarín que durante los rastrillajes no aparecieron ni el celular ni el perro.

MG

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS