13.6 C
Buenos Aires
21 junio, 2024

Piden 22 años de cárcel para José Alperovich por abusar sexualmente de su sobrina

El juicio contra el ex senador José Alperovich, acusado por su sobrina y ex empleada de nueve hechos de abuso sexual (tres tentativos y seis agravados) sucedidos entre 2017 y 2018, llegó a una etapa clave. Este lunes el ex Gobernador de Tucumán, de 69 años, escuchó con la cabeza baja los alegatos de cierre, en compañía de sus hijos ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 29.

La querella pidió una pena de 22 años de prisión. Solicitó al TOC que desde esta tarde el acusado quede bajo vigilancia policial hasta que se dicte sentencia, y que en caso de dictarse sentencia condenatoria quede detenido preventivamente hasta que el fallo quede firme.

Frente al juez Juan Ramos Padilla, la querella integrada por Carolina Cymerman y Pablo Rovatti argumentó el pedido de pena para Alperovich. «Es culpable de todos los hechos de los que se lo acusan, los abusos quedaron probados en todos los casos, vimos que la víctima se negaba y decía que no, y se daba en un contexto de asimetría de poder muy claro».

Cymerman prosiguió: «Se puede afirmar, más allá de toda duda razonable, que José Alperovich es el autor de todos los hechos que ocurrieron en diferentes domicilios ubicados tanto en esta ciudad como en San Miguel de Tucumán y en el vehículo de Alperovich, en el contexto de las salidas diarias (para la campaña 2019)».

«Para cometer los hechos, el imputado se valió de su enorme poder que detentaba a nivel laboral, familiar y político en todo Tucumán. Él había sido elegido tres veces gobernador y era, para la época de los hechos, senador nacional y asesor ad honorem de la provincia», aclaró la abogada en una exposición extensa de los nueve hechos de requirimiento elevados a juicio.

Repasó detalles de la declaración que la denunciante brindó el 5 de febrero a puertas cerradas por cinco horas, cuando apenas comenzaba el juicio contra el político tucumano.

Esa vez, la sobrina del ex Gobernador relató los ataques sufridos entre fines de 2017 y mediados de 2018, y el camino que la llevó a realizar la denuncia contra Alperovich a fines de 2019.

Ella tenía 27 años cuando llegó a trabajar como su asistente mientras él era senador. Había un nexo familiar previo, porque ella era hija de un primo de Alperovich y nieta de un íntimo amigo suyo.

El ex senador enfrenta seis cargos denunciados por su sobrina. Foto Luciano ThiebergerEl ex senador enfrenta seis cargos denunciados por su sobrina. Foto Luciano Thieberger«Su testimonio es la primera prueba de que dice la verdad, de que ha sufrido muchísimo a raíz de las violaciones cometidas por el acusado y ha tenido la fortaleza de denunciarlo. No se respetó su anonimato, incluso se difundió la prensa la denuncia que hizo en Tucumán, y mostraron su rostro. Recibió ofrecimientos de dinero hasta del propio Alperovich para que no llegue a juicio», remarcó Cymerman.

Por su parte, Pablo Rovatti se refirió a la estrategia de la defensa de presentar a Alperovich como víctima de una «campaña sucia» orquestada en conjunto por su rival político Carlos Cisneros, por su ex empleado David Mizrahi y por la denunciante (quienes mantuvieron una relación durante un período corto de tiempo entre 2018 y 2019, en donde Mizrahi supo de los abusos porque se los contó ella misma).

«El descargo luce realmente muy débil, no solo por lo inverosímil que resulta la hipótesis del complot. Alperovich dice que esto es ‘una gran mentira, que él no hizo nada de lo que se lo acusa’, que se trata de ‘una campaña sucia ejecutada por Cisneros y Mizrahi’, que junto con la víctima ‘armaron una denuncia falsa’. Mizrahi habría manipulado a la denunciante. Ahora, esa hipótesis se reemplazó por un móvil económico», explicó.

Sobre la teoría de la campaña sucia elaboró que la denuncia se hizo luego de que la derrota del imputado se concretara, «las elecciones habían terminado y la fórmula de Manzur lo había aplastado; a ella se le presentó la posibilidad de denunciar para sanarse y también protegerse«.

«Encontrar alguien que la representara era bastante difícil y llevó bastante tiempo, era comprensible que no quisieran enfrentarse a Alperovich. Ella renunció antes de que terminara la campaña, pero hizo la denuncia meses después. El descargo no tiene ningún sentido», remarcó.

«Quedó probado que Alperovich le ofreció plata a la víctima para que la denuncia no se presente. El papá de la denunciante contó que estaba dispuesto a dar lo que sea. Pero ella no busca fama, ni cargos, ni plata. Lo que busca es justicia», sentenció.

La fiscalía respaldó la posición de la querella en cuanto a la teoría de la defensa de Alperovich sobre el «complot» para destruirlo políticamente. En material compartido en la audiencia, se mostró cómo la denunciante hizo reconocimiento de las locaciones en donde sufrió los abusos por parte de su tío y jefe.

«La defensa intenta desarticular este testimonio diciendo que hay frases copiadas en los relatos de abuso que cuenta la víctima. ¿Todo esto inventado? ¿Tiene sentido común que una mujer se exponga de esta manera porque no le dieron lugar en una lista? Absolutamente inviable. En cambio, la denunciante puede dar detalles de todos los hechos que se le pide, y siempre dijo lo mismo», sostuvo la fiscalía.

MG

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS