11.1 C
Buenos Aires
22 mayo, 2024

Pintarse en vez de vestirse: el día que Nueva York celebra con gente desnuda en sus calles

El domingo, frente a un local de comida rápida cerca de Union Square Park, Nicolette Barischoff permanecía estática mientras un artista le pintaba un ojo azul abierto en el esternón. Hacía unos 31 grados y una multitud se había congregado a su alrededor. Pero ni la temperatura ni el público inquietaron a Barischoff. Tampoco el hecho de estar desnuda.

«Es una experiencia muy zen», dijo, mientras los reporteros gráficos la fotografiaban desde detrás de las barricadas policiales. «Esta es mi pesca».

Barischoff, de 38 años, y escritora en Los Ángeles, estaba entre las 60 personas que habían pagado 100 dólares para convertirse en lienzos humanos casi desnudos para 40 artistas durante el Día del Body painting en NYC, una exposición de arte público que se celebra anualmente desde 2014. La de este año fue la décima edición y la última, según el artista Andy Golub, fundador del evento. Dijo que le ponía fin para centrarse en otros proyectos de su organización, Human Connection Arts.

Nije Durdeen, de 31 años, viajó desde Filadelfia para hacer de modelo tras enterarse de que tal vez no tendría otra oportunidad. «Puedes estar desnuda en público y que no te detengan», dijo cerca de una mesa que sostenía botellas de Gatorade en tonos casi tan vivos como la pintura turquesa que cubre el lado derecho de su cuerpo.

Durdeen es modelo de body paint desde hace unos siete años. Aunque hizo algunas actuaciones en estudios de artistas, dijo que prefería que la pintaran en público para poder observar un espectro más amplio de reacciones. Algunos transeúntes del Día del Body painting de este año se sonrojaron y pasaron de largo, mientras los artistas decoraban a personas de todas las formas y tamaños. Otros miraban lascivamente o hacían fotos.

El Día del Body painting en Nueva York. Artistas y modelos desnudos sorprenden en las calles del centro de la ciudad. Foto: AFP

El Día del Body painting en Nueva York. Artistas y modelos desnudos sorprenden en las calles del centro de la ciudad. Foto: AFP
«Se supone que el arte es subjetivo», afirma Durdeen. «Algunas personas pueden sentirse ofendidas. A otros, esto les puede gustar».

Golub, de 57 años, empezó a utilizar cuerpos como lienzos en 2007, después de que otro artista le presentara a una modelo de body painting. Dijo que la piel le parecía un lienzo como ningún otro, en parte porque pertenecía a personas vivas y que respiraban, cuyas personalidades a menudo influían en el diseño final de los artistas.

En 2011, fue detenido y acusado de violar las leyes de exposición pública por pintar a una modelo desnuda en Times Square. Más tarde se retiraron los cargos. Poco después, dijo, otros artistas empezaron a preguntarle cómo pintar el cuerpo en público. El Día del Body painting, añadió, siempre se organizó en coordinación con la ciudad, y es una forma de que los artistas practiquen sin miedo a la interferencia policial.

«El producto final es cool, pero lo que realmente quería que viera la gente era todo el proceso», afirma Golub.

El acto, como era de esperar, tuvo sus detractores. David Pumo, que modeló en múltiples entregas, dijo que cuando el Día del Body painting se celebró en un parque de Brooklyn, en 2019, algunas personas se presentaron en protesta argumentando que los cuerpos desnudos no deberían pintarse en una zona con niños.

Pumo, de 62 años y abogado en Brooklyn, dijo que pensaba que tales quejas desdibujaban la distinción entre desnudez y sexualización. «Esto no es un evento sexual», dijo mientras un artista pintaba su cabeza calva durante las festividades de este año. Mientras hablaba, otra modelo con delicadas flores blancas pintadas en sus extremidades comía de un bol de comida para llevar de Sweetgreen.

El body art es probablemente una de las formas de arte más antiguas, afirma Bella Volen, artista y galerista que enseña la historia del body art dentro de un programa de formación dirigido por la Asociación Mundial de Body painting. La pintura temporal fue utilizada para conmemorar rituales y ritos de paso por la tribu Kayapó de Brasil, por los aborígenes de Australia, por varias tribus de África y por los nativos americanos.

A lo largo del siglo XX, la pintura corporal se hizo más comercial, ya que algunos empezaron a utilizarla como expresión de libertad o provocación. En la década del ´60, el artista Yves Klein ordenó a mujeres cubiertas de pintura azul que se presionaran contra los lienzos ante un público en directo. Las mujeres con el cuerpo pintado empezaron a aparecer en las páginas de revistas como Playboy, Sports Illustrated y Vanity Fair, en cuya portada de 1992 aparecía Demi Moore con un traje pintado sobre su cuerpo desnudo.

Según Fred Myers, profesor de antropología de la Universidad de Nueva York especializado en los grupos indígenas de Australia Occidental, las numerosas adaptaciones de esta práctica y su comercialización pueden llevar fácilmente a la apropiación. «Estás asumiendo como una especie de juego algo que para otras personas son partes muy serias de su identidad», afirmó.

Alex Barendregt, director de la Asociación Mundial de Body painting, que celebra su propio festival en Austria desde 1998, dijo que algunos de sus miembros habían criticado el Día del Body painting por tratar la pintura corporal más como un espectáculo que como una forma de arte.

El evento de Austria, el Festival Mundial de Body painting, se organiza como un concurso: los artistas presentan carpetas y compiten para ganar premios en distintas categorías. El Día del Body painting no suele elegir a los artistas por su obra, sino que se basa en las razones que dan los artistas para querer participar. (Los artistas del Día del Body painting, a diferencia de las modelos, no cobraban por asistir).

Golub dijo que le habían dicho muchas veces que su evento era un truco publicitario. Y agregó que el Día del Body painting siempre tuvo más que ver con la creación de un ambiente artístico comunitario que con la exhibición de obras de la más alta calidad.

Veronika Eber, de 18 años, participante por primera vez en la edición de este año, dijo que nunca antes había pintado un cuerpo. Asistió al Día del Body painting para ampliar sus conocimientos antes de comenzar sus estudios de arte en la Universidad Carnegie Mellon este otoño.

Eber dijo que disfrutaba con los retos que planteaba un lienzo desconocido: «Es mucho más difícil porque hay que tener en cuenta la curvatura del cuerpo humano», dijo.

Utilizó un pincel estrecho para trazar triángulos sobre el torso de Catherine Stein, de 70 años, modelo por primera vez en el certamen de este año. «Pensé que estaría más inhibida», dijo Stein, que vive en Nueva York y trabaja en una organización artística. «Es una experiencia tan positiva para el cuerpo».

Una vez pintados todos los cuerpos de las y los modelos, el colorido grupo se dirigió a pie al Washington Square Park, cruzándose por el camino con comensales en mesas al aire libre y personas que esperaban fuera de una clínica veterinaria.

Después de posar para una foto de grupo frente a una estatua de George Washington a caballo, subieron al piso superior de un ómnibus de dos pisos con destino a Brooklyn, con su arte corporal ligeramente manchado por los abrazos y las horas de uso.

Entre ellos estaba Barischoff, que para entonces tenía un par de manos pintadas alrededor de la cintura, junto con el ojo en el pecho. Ella, como muchas otras modelos, había asistido a ediciones anteriores del Día del Body painting, y dijo que una de sus partes favoritas del evento fue sorprender a la gente en una ciudad donde muchos piensan que ya lo vieron todo.

«El hecho de que sea el último me sigue sorprendiendo», afirma. Me encanta ser el momento de alguien ‘sólo en Nueva York’”.

SC

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS